0

La historia completa del tesoro de los Lagos de Silva (II)

(Viene de:  http://ampatapia.otroccidente.org/2010/10/20/la-historia-completa-del-tesoro-de-los-lagos-de-silvai/)

…¡Bien! Continuábamos avanzando en la dirección adecuada.

Emprendimos de nuevo la marcha por la misma ruta, en busca del siguiente cruce. No tardamos en llegar a él y en seguida pudimos ver, en lo alto de un poste, un cartel que decía: «Mansión de las Estrellas». Cerca encontramos un viejo sombrero, sin duda aquél era el cruce.

El cartel estaba escrito en una vieja tabla de corte irregular, que parecía indicar a la vez hacia dos direcciones opuestas, lo  cual nos hizo dudar; no nos poníamos de acuerdo, pero un avispado padre descubrió en seguida que, allí cerca, había otro cartel más actual, que indicaba la dirección al Hotel «La Casa del Abuelo» (¡el gran padre!). También comprobamos que aquel camino continuaba la dirección inicial, como se indicaba en el texto de la pista.

Echamos a andar y, en seguida, al otro lado de la primera curva, llegamos a «La Casa del Abuelo», un hotel de dos estrellas, que nos hizo pensar en el nombre indicado en la pista y en el cartel: «La mansión de las estrellas». Decidimos buscar por allí.

Pronto, entre las piedras de los jardines exteriores, encontramos la siguiente pista:

            Si estáis leyendo esta nueva pista, significa que habéis llegado a la Mansión de las Estrellas y que habéis encontrado la siguiente pista, que el Gran Padre dejó para vosotros. Debéis seguir el camino y dejar atrás dos pequeños cruces, hasta llegar al Gran Cruce de las Lagunas. En medio de este cruce habrá algún edificio o vivienda, custodiado por una Virgen entre sus palmas. Alli hallaréis la última pista para encontrar el primer tesoro de los Barredo. ¡Ánimo, ya falta poco!

Bueno, cada vez estábamos más cerca. Había que continuar rápidamente el camino.

Pasamos una cruce,  una desviación (¿era eso un cruce?, ¿tal vez no?), otro cruce (este sí, pero no parecía el tercero). Continuamos otro poco y llegamos a un nuevo cruce, más grande que los anteriores y, entre dos de sus desviaciones, una finca rodeada por un muro. Nos acercamos a la puerta de entrada, que estaba cerrada.

Pronto descubrimos desde el exterior, en una fachada de la casa, la imagen de una virgen. También nos dimos cuenta de que algunos de los árboles repartidos a lo largo del campo que rodeaba la casa, eran palmeras (¡la casa custodiada por la virgen entre sus palmas!).

Algunas personas salieron del interior de la casa al escuchar el ruido y parecía que nos estuviesen esperando, pues no se alarmaron en absoluto ante nuestra llegada, ni se sorprendieron cuando les digimos que buscábamos un tesoro.

De pronto, cuando empezábamos a darnos cuenta de que aquel podía ser el lugar que buscábamos, la puerta de entrada se abrió sorprendentemente, dejándonos el paso libre hacia el interior. Entramos aceleradamente, mirando aquí y allá sin saber bien dónde buscar. De nuevo estábamos en una propiedad privada y había que ser prudentes.

No pasó demasiado tiempo antes de que uno de nosotros, más bajito que la mayoría (porque era de los más pequeños), se acercara a un arbolito que había pegado a la entrada y descubriera, colgando de una rama un pequeño pergamino que, sin duda, escondía la siguiente pista.

El bullicio que se formó entonces fue grandísimo: todos corrimos al lugar y en seguida quisimos ver el contenido de la nueva pista. Lo abrimos y … ¡ante nosotr@s se encontraba un viejo mapa que conducía a la gruta del tesoro!. Ojalá pudiésemos reproducirlo aquí para que lo viéseis tod@s.

 Continuará…..

 

¡Cuéntaselo a l@s de tu parada!

Etiquetas: , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2008-2021 AMPA CEIP "PRÍNCIPE DE ASTURIAS" TAPIA DE CASARIEGO All rights reserved.
This site is using the Desk Mess Mirrored theme, v2.5, from BuyNowShop.com.