6

Sobre el “empoderamiento”, por Carlos González Pérez

Posted by ampatapia on 11 marzo 2010 in Educación emocional y Crecimiento personal, Padres aprendiendo |

A continuación os presentamos algunos importantes pensamientos del profesor Carlos González Pérez, expresados en su libro “Veintitrés maestros, de corazón”

(http://es.calameo.com/read/000118087f15ee06c87fd):

“Hemos sido educados para pensar que el dinero tiene que ser siempre el intermediario entre nosotros y lo que deseamos. 

………………..

El dinero es fuerte porque le hemos cedido una buena parte de nuestro poder. Un paso muy importante para lograr nuestro “empoderamiento” es recuperarlo.

– ¡Ya nos dirás cómo! ¡Es muy fácil de decir, pero…! – Expresa Toni.

– Esa palabra… “empoderamiento”, que yo sepa, no existe en el diccionario. ¿Podrías aclararnos su significado? – Pregunta Alberto.

– Es un término muy interesante que se emplea en algunos libros de autoayuda. Para nuestros propósitos nos va a ser muy útil. “Empoderarse” consiste en recuperar el poder, que sin darnos cuenta, hemos ido cediendo a personas, ideas, religiones, filosofías, sistemas científicos… creencias en general. La cesión ha sido tan grande que nos ha llevado a representar papeles basados en el victimismo. Esto nos ha convertido en auténticos vampiros, que utilizan el hacer sentir culpable al otro como medio de recuperar parte del poder perdido. Pero la culpa siempre funciona en los dos sentidos, y lo que robamos por un lado nos es quitado por otro.

– ¿Así, cuando dos personas se están peleando siempre, lo que están haciendo es tratar de recuperar una energía que necesitan? – Interroga María.

– Probablemente, tienen ambos la sensación de que el otro le está impidiendo algo importante; por eso, le echa la culpa de la situación. Pero, en realidad, las cosas que deseamos con fuerza sólo nos las podemos negar nosotros mismos. Siempre es más fácil culpabilizar de nuestra infelicidad a la persona con la que convivimos, que asumir nuestra responsabilidad en ello. El papel de víctima es consecuencia de sentir nuestra falta de poder, por este motivo, saltamos a la yugular del otro, quien repite la misma operación sobre nosotros. Las peleas habituales entre dos personas son como intentar llenar una bañera en la que no hemos colocado el tapón, el agua se malgasta sin beneficiar a nadie.

– ¿Puede alguien colocar el tapón por ellos?

– No

– ¿Ya está, no me das ninguna explicación…?

– No es necesaria. Sabes perfectamente que debes respetar su libertad de elección.

– Pero… yo sufro esa elección que no es mía. – María desvela su problema a toda la clase, algo que tan solo hace unos días hubiese sido incapaz de hacer.

– La elección de sufrir sí es tuya.

-¡Nadie sufre por gusto!

– ¿Qué hace que el iceberg flote?

María se queda tan confusa que es incapaz de responder. Alex ve una oportunidad de mostrar sus conocimientos.

– El Principio de Arquímedes, que dice que un cuerpo experimenta un empuje igual al peso del líquido que desaloja.

– ¿Qué parte queda sumergida aproximadamente?

– Un noventa por ciento.

– ¡Gracias, Alex! Fíjate que la parte más grande, la invisible, es la responsable de sostener el trozo emergido, el que podemos ver desde la superficie. Las causas del sufrimiento no están en lo que el otro nos hace, sino en la parte sumergida de nuestra mente. Si tú buscas en la emergida no podrás hallar las causas de tu padecer. Esto lo recoge un chiste muy popular. ¿Queréis que lo cuente?

– ¡Adelante, a ver si lo conozco! – Expresa Toni.

Un coro de voces demandando la explicación se le suman.

– Un borracho llega a la puerta de su casa y se da cuenta de que ha perdido la llave. Anda unos metros, y se pone a buscarla debajo de una farola. Un amigo llega y le ayuda en su búsqueda. Cuando llevan un buen rato, éste le pregunta si está seguro de haberla perdido allí. El borrachín le sorprende diciéndole que no tiene ni idea de dónde la extravió. ¿Entonces, qué hacemos aquí?, le pregunta. La respuesta le deja atónito: es que aquí hay más luz.

Una carcajada general da vida al chiste. El maestro continúa, dirigiéndose a María.

– No tiene sentido caminar hacia la luz alejándose de la llave. Lo lógico es coger una linterna y explorar todo el camino. Así, aprenderemos a iluminar nuestra parte inconsciente.

– La farola, fija en su sitio, represente la idea de que el conocimiento lo tenemos que recibir de otros. Lo que tenemos que descubrir es que todos poseemos una linterna propia, y que no hay ninguna razón para que nos atemos a luces exteriores.

-¡Gracias, Oriol! El chiste nos sitúa en la puerta, ¡nunca mejor dicho!, del auto-conocimiento.

Sólo las personas decididas se atreven a traspasarla. El sentido del humor nos coloca en el mismo borde de nuestras creencias, es una invitación a dar un paso más allá. Los que estamos aquí hemos decidido darlo.

José Luis se acerca a María, y se agacha hasta conseguir tener sus ojos al mismo nivel de los suyos. Y con una sonrisa en su rostro le habla.

– Al igual que en el iceberg, tu inconsciente está sustentando unas creencias, que te llevan a vivir con sufrimiento la situación. Sólo podrás ver la parte sumergida si te zambulles en el agua y enciendes tu linterna. Desde allí, podrás desmantelarlas. Será como limpiar de barro las ventanas, tras las cuales se encuentra tu corazón. Su luz, por fin, te permitirá ver con claridad, más allá del juzgar. Entonces, sabrás por ti misma cómo actuar.

María le devuelve la sonrisa, y sus ojos azabaches dejan escapar un destello. El maestro lo permite entrar en su corazón. Lentamente, sin dejar de mirarla, se incorpora.

– Queda pendiente que me expliques cómo puedo retirar del dinero el poder que deposité en él. – Recuerda Toni a su profe.

– Procurando no emplearlo como intermediario para todo. Se cuenta el caso de una persona que deseaba vivir en el campo, pero que creía que sus ingresos no se lo permitían. En realidad, era su victimismo el que le separaba de su sueño. Un día conoció a alguien que había tenido el mismo deseo

que él, y cuyo sueldo era muy inferior; sin embargo, vivía en una hermosísima mansión, rodeada de naturaleza, con su mujer y sus hijos.- ¿Te ha tocado la lotería?

– No

– ¿Has recibido una herencia?

– No.

– ¿Has atracado un banco? – Le pregunta, ya desesperado

– ¡En absoluto! – Le sonríe

– ¿Cómo lo has logrado, entonces?

– Confíe en la fuerza de mis sueños. Cada día, mi mujer y yo nos imaginábamos en nuestro hogar en el campo. Cultivando un huerto, jugando con nuestros hijos en el bosque… Lo hacíamos desde el corazón, donde la carencia no existe. No teníamos tiempo para lamentos, disfrutábamos de nuestro sueño; nunca lo hacíamos como una huída de nuestra realidad, sino como alimento de una nueva.

– Pero… eso no es suficiente.

– Un día, inesperadamente, me despidieron de mi empresa en la que llevaba más de quince años.

– Eso te haría tomar tierra…

– En un principio quedé confundido. Pero mi esposa me animó a confiar en nuestros sueños. Al cabo de una semana, nos llamó un amigo que había ido pasando la voz de que buscaba empleo.

– He sabido por unos vecinos, que unos parientes suyos necesitan de una familia, que les cuide una casa que poseen en el campo. Ellos son enormemente ricos y aunque no hacen uso de la mansión, viven en el extranjero, quieren conservarla por ser un recuerdo de su infancia. La paga no es muy grande, pero podéis hacer uso del huerto y de los animales.

Su sueño se cumplió sin necesidad de tener que reunir el dinero.

………………..

-¡Me parece un buen método! –Habla Toni, con seriedad y aparentemente convencido por las palabras del profe – Pero…si yo me imagino que ya tengo la moto que deseo… ¿qué narices hago cuando aparezca en mi imaginar mi padre devolviéndola a la tienda?- Dice, fingiendo preocupació con los brazos cruzados y esperando el aplauso de su público; esta vez cree que se ha superado. La clase ríe abiertamente ante la buena representación de su compañero.- Aquí tenemos un buen ejemplo de cómo los papeles de Realista e Idealista se pueden superponer en una sola persona. Es una de las razones por las cuales no conseguimos las cosas deseadas. Un imaginar va en contra del otro. El “empoderamiento” necesita que nuestras fuerzas se sumen, no que se resten.- ¡Cómo se puede conseguir eso? – Pregunta Mireia.

– El primer paso es recuperar el control sobre nuestra imaginación. Toni no ha podido evitar ver a su padre devolviendo la moto.

– Si lo conocieses, tú tampoco. – Expresa Toni, moviendo arriba y abajo su diestra como muestra del poder de su padre.

El profe se acerca al gracioso de la clase y muy seriamente le dice:

– ¡No te imagines una manzana roja!

– ¡Imposible! Al nombrarla ya ha aparecido en mi mente.

– ¿Cómo puedes liberarte de ella?

– Necesito pensar…déjame un rato – El alumno ve una gran oportunidad para una de sus actuaciones.

– Yo sé cómo – Espeta Alex.

-¡Adelante!

– Me imagino que me la como ¡Está sabrosísima! ¡Cómo disfruto con cada bocado! ¡Me cae agua por la boca, de puro placer! – Gesticula imitando una representación de las de Toni – ¡Es una pena, se me acaba! ¡Ahora siento cómo la voy digiriendo! Sus vitaminas nutren mi cuerpo. Me relajo… ¡Vaya, tengo ganas de ir al “water”! Salgo y te entrego lo que mi cuerpo ha hecho de la manzana…. No sólo me he liberado de su imagen, sino que la he disfrutado. – Termina diciendo con aire victorioso.

………………..

El maestro explota en risas. Se dirige hacia Alex y le felicita efusivamente.

– ¡Muy bien! Yo te había impuesto mi imaginación con el viejo truco de la manzana roja, pero empleando la tuya no sólo has conseguido liberarte, sino que también has logrado dominar la situación. ¡Mis felicitaciones! – Le dice, ofreciéndole su mano. El alumno la estrecha con la suya. Ambos se han reconocido como seres “empoderados”.

El profe deambula por la clase intentando recuperar el hilo de sus explicaciones. Por fin lo encuentra.

– Un dictador lo primero que hace es tratar de secuestrar la imaginación de su pueblo, ya que cree saber mejor que nadie lo que le conviene. Emplea el miedo para limitar lo que su gente puede llegar a imaginar. Este es el motivo por el cual persiguen tan encarnizadamente a los escritores que son capaces de idear nuevas realidades.

………………..

– El respeto no se puede exigir. Es lo que se ha hecho durante siglos en la educación, y loúnico que se ha conseguido es enseñarnos a disimular nuestros auténticos sentimientos. El verdadero respeto nace cuando le abrimos nuestro corazón al otro. Entonces, se construye el puente de la confianza… y todo es posible… – Explica el maestro.

– ¿Cómo podemos abrir nuestro corazón? – Indaga Rou.

– Cada uno tiene su propio camino, pero todos pasan por aprender a no huir de nuestros miedos.

– ¿Qué podemos hacer para afrontarlos? – Rastrea Mireia.

– Tienen su base en nuestra mente, si llevamos nuestra consciencia más allá de ella, no tendrán ningún poder sobre nosotros. Un pensamiento necesita energía para manifestarse, nuestra atención es la que le permite obtenerla. Si retiramos nuestra consciencia del pensamiento que genera el miedo, éste desaparecerá de nosotros por falta de energía. Es como una enorme pelota de playa, que una vez deshinchada no ocupa lugar.

– ¿Y las técnicas de emplear el pensamiento positivo? – Pregunta Sara.

– Si a un pensamiento desagradable le opones otro maravilloso, no logras salir de la dualidad. Tendrás que estar constantemente luchando y cediendo tu energía a ambas formas de pensar. Lo más fácil es ir hacia tu centro, más allá de tu mente.

………………..

– Cuando la consciencia se sitúa en nuestro centro está a salvo de los miedos y las manipulaciones, se encuentra más allá de cualquier creencia…

………………..

Si no nos sentimos seguros no podremos recuperar nuestro poder. Por eso, es tan importante aprender a ir al corazón”.

 

¿Te pareció interesante?¡Cuéntaselo a dos! 

 

Etiquetas: ,

6 Comments

  • mamuxela dice:

    Me encantó.
    Quiero tener un profesor así o ser así.

  • ampatapia dice:

    Hola mamuxela:
    Gracias por tu comentario, con el que estamos completamente de acuerdo.
    Un saludo.

  • Mercedes Blanquer SanJose dice:

    Me ha encantado leer este articulo ,muy interesante y es algo que intento practicar cada día,la verdad es que he combatido muchos miedos de esta forma.Gracias por compartirlo .

  • ampatapia dice:

    Hola Mercedes:
    Agradecemos todos los comentarios y colaboraciones que recibimos en este blog, pues contribuyen a su creación y hacen que sea un blog de tod@s, hecho por tod@s y, de esta forma, más completo. Pero nos hace sentirnos especialmente bien la llegada de comentarios acerca de temas de autoayuda y crecimiento personal. Como tú, somos conscientes de la importancia y los beneficios de la educación emocional y nos encanta comprobar que cada vez se tiene más en cuenta. Ojalá pronto sea un campo de trabajo habitual en los colegios.
    Muchas gracias por participar en la creación de este blog y muchas gracias por tu comentario. Recibe nuestro más cordial saludo.

  • Encarnación García dice:

    Es bueno, muy bueno; Me gustaria poder recibir el libro para leerlo y para pasarlo a las personas que bienen a mi consulta con la voluntad de entender la vida y de hacer algo para sentirse vivos. GRACIAS POR COMPARTIR, GRACIAS.

    Atentamente: Encarnación García.

  • ampatapia dice:

    Hola, nos encanta tu comentario y lo apoyamos plenamente. En el siguiente enlace tienes el libro:
    http://es.calameo.com/read/000118087f15ee06c87fd
    Pero en el blog de Carlos González no sólo encontrarás otras formas de acceso a él, sino también un montón de cosas que, seguro, te interesarán:
    http://www.ladanzadelavida12.blogspot.com/
    Ah, y muy pronto la edición en papel. Informaremos puntualmente.
    Gracias por tu colaboración.
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2008-2017 AMPA CEIP "PRÍNCIPE DE ASTURIAS" TAPIA DE CASARIEGO All rights reserved.
This site is using the Desk Mess Mirrored theme, v2.4, from BuyNowShop.com.